Seleccionar página

Qué es importante para tu cliente

Partimos del punto de vista del cliente. Es decir, de averiguar qué factores son los que más le importan a nuestro público objetivo dentro de tu mercado. La clave de la curva de valor es que arroja información sobre el comportamiento de cada uno de los competidores, pero desde el punto de vista del cliente.
Te ayuda a posicionarte estratégicamente en el mercado, diferenciándote de tu competencia y aportando valor a tu público objetivo.

▶︎ SIGUE LEYENDO PARA SABER CÓMO POSICIONARTE SEGÚN LO QUE VALORA TU CLIENTE

Curva de Valor o Competencia

¿Por qué hacerla?

Porque gracias a esta herramienta podemos encontrar qué posicionamiento es el más indicado para tu empresa pero desde el punto de vista de cómo aportar más valor a tus clientes a través de tus productos o servicios.

La curva de valor sirve para medir la competencia que existe en un mercado y la posición en la que se encuentra tu empresa, pero recuerda, siempre desde el punto de vista del cliente. Tras este análisis sabemos qué valores hay que reforzar para que tu producto o servicio sea más atractivo a los clientes.

 

¿Cómo se hace?

A la hora de realizar este ejercicio es fundamental entender los factores que intervienen en tu sector. Estos factores son aquellos en los que tu competencia invierte para ofrecer un mayor valor a su público objetivo. Por ejemplo, si hablamos del sector del coche, aquellos factores competitivos serían el precio, la seguridad, el motor, el confort….

Para diseñar tu propia curva de competencia debes de realizar una gráfica en el que la que indiques:

  • EJE X

Indica qué factores son los que más valora tu cliente, cuáles son los factores competitivos de tu mercado. Enumera aquellos factores en los que invierte tu competencia y valora tu público objetivo. El más obvio es el precio, pero si por ejemplo estamos hablando de E-commerce también serán importantes el servicio postventa, rapidez entrega, territorio de envío, experiencia, imagen…

  • EJE Y

Ahora es el momento de anotar cuáles son los distintos competidores que existen en tu mercado. ¿Qué ofrecen tus competidores a su público objetivo? ¿Qué valor tiene cada uno de tus competidores?

Si la puntuación que obtiene un competidor en un factor es elevada, quiere decir que este, gasta más dinero en esa variable y que el cliente recibe mucho más valor o le da más importancia a ese factor.

 

¿Qué aporta?

Una vez hecha la curva, es el momento de interpretar cuáles son los valores de tu mercado que más aprecian tus clientes. Tras identificarlos, hay que generar una propuesta que sea diferente a la que está ofreciendo tu competencia. La diferenciación que debemos buscar es aquel factor que tus clientes valoran mucho y en el que eres diferente a tu competencia.

Supongamos que tu negocio es un restaurante y quieres encontrar tu diferenciación. Para eso analizas los diferentes tipo de restaurantes que existen en tu zona: de alta cocina y de comida tradicional. Si realizamos una curva de este sector para encontrar un océano azul, comprobaremos que debemos ampliar la variedad de comida que debemos de ofrecer y trabajar en el ambiente y en el diseño del restaurante para presentar algo más original que los restaurantes de comida tradicional. Por otro lado, comprobamos que hay un nicho que ninguno de los dos negocios prestan atención y es el de “chic food” a un precio reducido. Es decir, ofrecer tapas de platos elaborados a un precio más reducido. En este tipo de servicio es donde realmente te puedes hacer fuerte porque los otros negocios no lo dan.

Como puedes comprobar, gracias a esta herramienta es posible encontrar tu diferenciación.

¿Tienes dudas?

Si tienes alguna duda, ponte en contacto conmigo y resolveré tus problemas.